Fortnite se le anima a Apple y Google

Compartir:

 

 

Epic Games, la empresa que desarrolla el popular juego Fortnite, se enfrentó a Apple y Google protestando por las excesivas comisiones que le cobran por estar en sus respectivas tiendas. La demanda aparece cuando las grandes corporaciones están siendo investigadas por prácticas monopólicas.
Pocos días después de que cuatro de las más grandes empresas tecnológicas del mundo tuvieran que declarar frente al Comité Antimonopolio del Congreso de los Estados Unidos , Epic, la empresa que desarrolló Fortnite, aprovechó para mojarle la oreja a dos de ellas: Apple y Google.

El desafío consistió en modificar la app para que los usuarios pudieran pagar por mejoras en el juego directamente sin pasar por los sistemas de las gigantes corporaciones, las cuáles se quedan con nada menos que el 30 por ciento o, en algunos casos, el 15 por ciento. Las comisiones pagadas por miles de empresas suman una cifra que no están dispuesto a ceder.

Como si el golpe al bolsillo no fuera suficiente,¬†Epic tambi√©n atac√≥ la imagen de Apple¬†parodiando¬†la famosa publicidad de 1984 en la que se hablaba de la libertad que traer√≠a la nueva versi√≥n de Macintosh en un mundo inform√°tico dominado por el ¬ęGran Hermano¬Ľ de entonces: IBM.

El gran hermano ahora, seg√ļn esta nueva versi√≥n de la publicidad, es nada menos que Apple. Sobre el final¬†invita a los ¬ęmil millones de usuarios¬Ľ del juego a sumarse a esta lucha. La movida no debe haber ca√≠do muy bien a una corporaci√≥n que basa buena parte de su encanto en una √©pica tecnol√≥gica liberadora y¬†cool.

Los sistemas operativos iOS y Android de Apple y Google, respectivamente, son una parte central del modelo de negocios. Funcionan como jardines cerrados y es necesario pagar para poder entrar. Epic no está dispuesto a seguir haciéndolo y cree que Fortnite le da el poder necesario para llevar a los usuarios a jugar del otro lado de las rejas. Como incentivo ofrece un descuento del 20 por ciento a los jugadores que hagan las compras directamente en el sitio de Epic.

¬ŅSe trata realmente de una pelea equilibrada?

En uno de los costados del ring¬†se encuentra Epic Games, que en el 2019 factur√≥ 1800 millones de d√≥lares, una cifra importante pero 25 por ciento menor que la de 2018. En otros dos rincones se encuentran los gigantes: Apple, una de las empresas de mayor valor burs√°til del mundo, que factur√≥ m√°s de 260.000 millones en 2019, 2 por cienbto menos que al a√Īo anterior. Y Alphabet (la corporaci√≥n que contiene a Google) con m√°s de 161.000 millones facturados, 15 por ciento m√°s que en 2018.

Decir que¬†Epic Games es como David contra dos Goliat¬†es subestimar la diferencia de tama√Īo, pero los desarrolladores de¬†Fortnite cuentan con una minor√≠a intensa de cerca de 350 millones de usuarios activos, una buena base para¬†iniciar una √©pica de peque√Īos innovadores contra monopolios instalados, como hizo Apple hace casi cuatro d√©cadas.

El desafío es fuerte para las corporaciones, no solo por el dinero que perderían con un Fortnite independiente, sino porque muchos seguirían sus pasos. Por eso Apple expulsó rápidamente al juego de su store argumentando, como suele ocurrir, cuestiones de seguridad.

Seg√ļn la empresa las pautas del App Store ¬ęest√°n dise√Īadas para¬†mantener la tienda segura¬ę, por lo que deben¬†cobrar con su propio sistema de pago. A cambio los desarrolladores tambi√©n se benefician del ¬ęecosistema de la App Store, incluidas las herramientas y los sistemas de pruebas y distribuci√≥n que Apple proporciona a todos los desarrolladores¬Ľ.

Google hizo lo mismo¬†pero de manera m√°s suave mostr√°ndose dispuesto a continuar las negociaciones. De hecho, Fortnite hab√≠a vuelto a estar disponible en Android en abril de este a√Īo para simplificar la instalaci√≥n de juego, pero no parece haber quedado contento con el resultado.

En resumen, luego de la expulsión, los usuarios de Fortnite deberán descargarlo directamente del sitio oficial e instalarlo, algo ligeramente más complicado pero que en la práctica puede significar que varios miles de personas desistan de hacerlo.

Epic Games est√° dispuesto a dar la batalla¬†no solo por la opini√≥n p√ļblica, sino que tambi√©n present√≥¬†una demanda judicial por pr√°cticas monop√≥licas¬†. No es la primera vez que los desarrolladores se quejan de los excesivos costos de acceder a los jardines cerrados de Apple y Google.

Spotify¬†ya hizo algo similar¬†en 2019 cuando present√≥ una demanda en Europa contra Apple y public√≥ una p√°gina describiendo las formas en que la empresa de la manzanita favorec√≠a su propia plataforma de streaming de m√ļsica y perjudicaba a los competidores. La demandada¬†respondi√≥¬†con indignaci√≥n recordando su hist√≥rico apoyo a la creatividad humana y el ingenio. Tambi√©n¬†Netflix¬†la enfrent√≥ a fines de 2018 y habilit√≥ sus propios sistemas de pago. Estas empresas sumaron su apoyo a la demanda de Epic y seguramente hay varios miles de emprendimientos que esperan ansioso el resultado.

Si bien es cierto que las grandes corporaciones est√°n siendo cuestionadas por el Congreso de los Estados Unidos ser√≠a un error subestimar su poder, sobre todo cuando est√° en riesgo una fuente de ingresos importante. Apple, pese a su tama√Īo, no puede ceder terreno en un momento en que tiene problemas para¬†competir en varios nichos¬†, entre ellos en la venta de celulares. Google, que sigue creciendo, tal vez pueda sacrificar algo de dinero con tal de no quedar como una megacorporaci√≥n que crece asfixiando empresas j√≥venes. Habr√° que ver si alcanza para que, esta vez s√≠, las corporaciones abran las puertas del jard√≠n y todos puedan entrar a jugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *